Parada en seco para Hyundai

    jueves, 14 de septiembre de 2017
    Por: Boletín de prensa

    En las últimas horas, una jueza ecuatoriana emitió una orden de captura contra Juan Pablo Eljuri Ventimilla, el empresario más grande de Ecuador y dueño de la firma representante de la marca Hyundai en Colombia; en el marco de una investigación por el delito de captación ilegal de dinero, dentro del caso Odebrecht.

    Cabe recordar que el Eljuri, luego de una disputa de más un año, logró a finales de 2016, quitarle la franquicia de Hyundai al grupo de Carlos Mattos, quien fundó la agencia comercial y la consolidó durante más de 20 años.

    Según las autoridades del vecino país, los Eljuri, que tienen enormes negocios en Colombia, Bolivia, México, Perú, Ecuador, entre otros, se habrían convertido en pieza clave para llevar a cabo los múltiples sobornos por parte de Norberto Odebrecht, dueño de la multinacional brasilera que ha dejado mal parado a varias figuras nacionales e internacionales.

    De acuerdo con las confesiones de los ejecutivos de la firma brasilera, los empresarios ecuatorianos movieron dinero en efectivo para efectuar el pago de sobornos, a través del controversial banco curazoleño South American Internacional Bank –Sai Bank. Banco que resultó ser propiedad exclusiva del Grupo Eljuri.

    El Sai Bank, según confirmaron varios de sus funcionarios, se dedicaba a buscar clientes interesados en abrir cuentas y pólizas en la oficina principal de Curazao, ofreciendo entre los beneficios la evasión de impuestos y “de ser necesario el lavado de dinero”, según afirmó Juan Borja uno de los empleados del banco de los Eljuri. 

    Así mismo, un empresario de Cuenca, Ecuador, ciudad de residencia de Juan Pablo Eljuri y donde tiene la sede principal este banco, afirmó que hizo uso ilícito de los servicios de Sai Bank. “Me dieron un crédito y los pagos no los hacía en las oficinas de ese banco sino en otro llamado Capital, una entidad pequeña que se encarga de acreditarle a Sai Bank en Curazao, es un tema de compensación que no requiere cruzar fronteras”, señaló el financiero que pidió no revelar su identidad.

     El empresario agregó que “el directorio del banco se reúne en la matriz de Juan Eljuri, en Cuenca, y era el propio Juan Eljuri Veintimilla el que aprobaba las operaciones de crédito”.

    Respecto a los sobornos, el principal testigo del hecho fue identificado como José Terán Naranjo, exalcalde de una provincia ecuatoriana, quien aseguró, luego de ser interrogado por la Fiscalía de su país, que recibió dinero de la multinacional brasileña.  Según confirmó, él mismo repartía el dinero de los sobornos a través de tres empresas panameñas, (Beelvedear, Jourvet y Alesbury), que contaban todas con cuentas en el Sai Bank. Esto porque según él, “se me recomendó dicho banco a través del estudio jurídico Mossack Fonseca”, la firma panameña conocida porque sus archivos secretos dieron luz a los también conocidos ‘Panamá Papers’.

    Según afirmó Terán, la manera en la que se realizaban los sobornos consistía en que “se me comunicaba que la transferencia había sido acreditada y se me entregaba en efectivo en mi casa, en Quito”.

     ¿Quién es Eljuri?

    Juan Eljuri se ha convertido desde hace algunos años en dueño o socio de los negocios y empresas más grandes y prósperos de Ecuador y América Latina.  A pesar de ser reconocido como un hombre silencioso, su extravagancia lo ha hecho más que popular en Cuenca, Ecuador, una ciudad de las dimensiones de Tunja, en la que ostenta tener una inmensa mansión, llenas de obras de arte y lujos que se podrían comparar con la hacienda Nápoles de Pablo Escobar o la también recordada Neverland del rey del pop Michael Jackson.

    En Colombia se hizo popular desde que obtuvo la franquicia de Hyundai tras en el multimillonario pleito que disputó con el grupo empresarial colombiano Hyundai Colombia Automotriz. Millonario porque durante la mayor parte del 2016, Eljuri compró mensualmente dos mil carros Hyundai para distribuir en Colombia, los cuales nunca pudo vender y a finales de enero pasado tuvo que devolver intactos, ya que la legislación colombiana impide vender automotores nuevos fabricados en años anteriores.

    Así las cosas, el ecuatoriano habría gastado más de 4 millones y medio de dólares mensuales, desde octubre de 2015, en las importaciones de estos vehículos que nunca vendió. Sin embargo, a pesar de las enormes pérdidas, Eljuri aseguró que no perdería la pelea y que, según fuentes cercanas, intentaría comprar hasta al presidente de la República para conseguir que la franquicia automotriz quedara en sus manos. 

    De acuerdo con los registros correspondientes del Servicio de Rentas Internas de Ecuador SRI (equivalente a la DIAN en nuestro país), el grupo Eljuri posee 327 empresas y fideicomisos que en 2008 les dejó ingresos totales por USD $ 1’279.043.017 y que, en 2012, subió a USD$ 2’143.053.239 de ingresos.

    El grupo no solo es dueño del polémico banco ya mencionado ni de la distribución de Hyundai en Colombia, sino que en Ecuador importan y fabrican todo tipo de electrodomésticos, operan el sistema de televisión por cable, que ofrece internet, televisión pagada y telefonía fija; representan además las marcas de KYA, Volkswagen, Ford, Skoda y distribuyen las motocicletas Suzuki. Poseen una industria cerámica y se encargan del sistema de embotellamiento y distribución de licores y perfumes.   

    Sin embargo, el aparente éxito del Grupo Eljuri se vio empñado al revelarse su presencia en   los llamados ‘Panamá Papers’, en los que se reveló cómo Juan Eljuri habría utilizado los servicios de la firma panameña de abogados Mossack Fonseca (MF) para beneficiarse con las más altas ganancias posibles en un millonario contrato que firmó con el gobierno de Ecuador para entregar 4.157 carros patrulleros marca KYA, destinados a la Policía Nacional, por un valor de USD $196,190,014.84.

    Comentarios

    Noticias Relacionadas

    PUBLICIDAD

    SÌGUENOS EN: