Inversión extranjera directa en en el primer trimestre del año

    miércoles, 12 de julio de 2017
    Por:

    Las más recientes cifras delBanco de la República dejan ver que, en el primer trimestre de este año, lainversión extranjera directa (IED) cayó 46,5% con respecto al mismo periodo de2016, al pasar de US$4.703 millones a US$2.515 millones. Aunque la caída esestrepitosa, hay una explicación lógica que da algo de tranquilidad: la ventade Isagen.

    Recordemos que, a comienzos del año pasado, el57,6% de la generadora y comercializadora de energía –toda la participación quetenía el Gobierno Nacional en la empresa– fue adquirido por el fondo canadiensede inversiones Brookfield. Solo con este negocio, entraron al país US$2.376millones –el 17,4% de todos los flujos de IED de ese año– en el primertrimestre de 2016.

    Hecha esta salvedad, hay que decir que, descontando ese efecto, elcrecimiento de la IED en ese periodo fue de 8,1%. Este dato es alentador, pero,al compararlo con años anteriores, se evidencia que los flujos vienen con unatendencia a la baja desde 2014. En el mejor de los casos, y solo tomando losresultados desde el segundo semestre de 2015, podría hablarse de una tenuerecuperación de la inversión extranjera, aunque, aun así, estamos lejos de losflujos registrados en 2014.

     Las causas detrás de esto son la débil dinámica de la economía mundial–Colombia incluida– y la cautela de los inversionistas para traer sus capitalesa nuestro país. La primera causa es ajena al manejo colombiano –e incorpora lacaída de los precios del petróleo y otros commodities–;en la segunda, hay un factor de responsabilidad interna que involucra el gradode inversión del país, la estabilidad jurídica y, en general, su desempeñoeconómico.

     

    A este respecto, hay que decir que la caída de los precios delpetróleo en 2014 fue un duro golpe para la economía del país, puso en jaque lasfinanzas del Gobierno y redujo nuestras exportaciones, que dependíanprincipalmente del sector petrolero –buena parte de la caída de la IED en 2015se debe a la escasa llegada de capitales al sector de hidrocarburos–. Esto depor sí ya generaba incertidumbre, pero, a estas malas noticias, se les sumó laperspectiva negativa que algunas calificadoras de riesgo arrojaron sobrenuestro grado de inversión –nivel que fue alcanzado en 2013–.

     

    Esto exacerbó la falta de confianza y obligó al trámite de la másreciente reforma tributaria para hacerle frente al hueco que dejó el descalcepetrolero. Aunque su aprobación logró mantener el grado de inversión, tambiéngeneró un fuerte ruido sobre las expectativas de los inversionistas, que veíanel nuevo marco tributario como una fuente de inestabilidad jurídica para susactividades –pues, pese a que se dieron algunos incentivos a la inversión,otros fueron desmontados–. Así las cosas, para el Gobierno, la aprobación de lareforma fue una victoria pírrica en materia de IED, pues mantuvo el grado deinversión, pero desmontó gabelas que la atraían.

     Por otra parte, hablando del pasado más reciente, las accionespopulares que algunas comunidades han esgrimido en contra de empresas minerasya empezaron a hacer mella en la IED de ese sector: en el primer trimestre deeste año, los flujos de inversión minera se desplomaron un 248%. Y es que,aunque nadie discute que debe cuidarse el medioambiente, en estos casos debepropenderse por exigir que se cumplan las normativas para la explotación de losrecursos naturales, y no, por expulsar a las empresas que los extraen. A lalarga, puede ser más el daño que el beneficio.

     

    Así las cosas, mientras el país siga en medio de un escenario nuboso,donde la incertidumbre está presente, difícilmente puede darse un repunte de laIED. Ojalá, al menos, el segundo trimestre mantenga el crecimiento de 8% y pocoa poco se incremente la llegada de capitales foráneos. Todo dependerá de laestabilidad jurídica que seamos capaces de ofrecer y de la recuperacióneconómica del país, que, dicho sea de paso, se espera en 2018.


    Comentarios

    Noticias Relacionadas

    PUBLICIDAD

    SÌGUENOS EN: